lunes, 21 de septiembre de 2015

"La abuela del cielo" de Anna Lavatelli ilustrado por David Pintor


EL PATITO EDITORIAL PUBLICA POR PRIMERA VEZ EN ESPAÑA “LA ABUELA DEL CIELO”
El premiado libro de la italiana Anna Lavatelli ilustrado por el gallego David Pintor aparece simultáneamente en castellano y gallego en una primorosa edición alabada por la propia escritora. Este cuento para niños trata con gran sensibilidad la muerte de una abuela. En su día fue seleccionado por la prestigiosa lista White Ravens con la que la International Youth Library de Munich reconoce los volúmenes más importantes del año. 


Anna Lavatelli, piamontesa del 53, es una de las autoras de literatura infantil más reconocidas en Europa, su labor ha sido premiada con el Premio Andersen en su edición italiana nada menos que en dos ocasiones, 1988 y 2005. Este libro, “La abuela del cielo”, generó hace siete años muchos comentarios de padres que, a través del boca-oreja, se enteraron de que por fin un libro pensado para niños trataba de forma natural la reacción de una niña ante la muerte de su abuela: “Muchos me han alabado por mi valor, subrayando lo difícil que resulta tratar un tema tan difícil como la muerte y me han agradecido por haberlo hecho con suavidad y poesía. Pero no ha sido nada difícil para mí, la hija de un amigo me inspiró y me había enseñado, con sus palabras sencillas, cómo encontrar la forma de contar este cuento” nos confiesa desde Italia Anna. Esa niña a la que se refiere fue la clave para este libro, sin él no existiría y todo surgió de forma casual: “Un amigo me sugirió la idea central, aunque sin darse cuenta. Me fui a su casa para darle mi pésame, recién había fallecido su mamá. Y él me contó que, después del entierro, su hija menor, de tres años, le preguntó por qué la abuela no bajaba a comer a la hora de la cena, se quedó un momento pensativo, inquieto y al final se le ocurrió decir lo más común y corriente, o sea que ella se había ido al cielo. Para su sorpresa, la niña se acercó a la ventana, miró hacia afuera y dijo: 'la veo, allí está' y se quedó tranquila. Esto me llenó el corazón de ternura y me llevó a ir mas adelante con la imaginación”. La editora gallega Gemma Sesar se enamoró de este libro cuando lo descubrió recientemente a través del propio ilustrador David Pintor, colaborador habitual de El Patito Editorial: Cuando leí el libro en italiano me encantó la historia. Me pareció que reflejaba muy bien esa unión que existe entre los abuelos y los nietos. Es un libro que trata el tema de la muerte pero de una manera tan sencilla y dulce que uno ni se da cuenta de que cada una de las protagonistas está en un plano diferente. Es una historia divertida, alegre y colorista, y tanto la nieta como la abuela están magníficamente dibujados por David que ha sabido plasmar a la perfección el cuento que nos ofrece Anna. A mí, como editora y compradora de libros para mis hijos, en general no me gustan los cuentos que están cargados de moraleja o "ayuda para", pero sí me gustan los que hablan, como este, de un tema delicado, como es la muerte, con naturalidad, con la misma naturalidad con la que los niños se enfrentan a todo en la vida. Eso es lo que valoro muchísimo de este libro”. Anna resta importancia a su trabajo: “Una vez que tuve la idea, no fue tan difícil imaginar lo que podía recordar una niña, imaginando que su abuela siguiese viviendo en el cielo. Me puse en su lugar y pensé en los momentos más gratos, en los pequeños secretos, las inocentes travesuras que siempre compartimos con nuestros abuelos. La idea del perro vino de mi infancia, estaba convencida de que las mascotas se reunirían con sus dueños en el cielo, siempre me pareció algo justo y natural y sigo pensándolo todavía”.

El otro gran protagonista del libro es el dibujo de David Pintor, para él este volumen supuso su primera colaboración con Italia, un país en el que ha trabajado desde entonces en varias ocasiones: “El encargo surgió a raíz de mi primera selección para la muestra de ilustradores de la Feria del libro infantil de Bolonia. Este reconocimiento me sirvió para animarme a ir a la ciudad italiana, y comenzar a dar a conocer mi trabajo fuera de España. La Feria de Bolonia es la más importante del sector del libro infantil, y salir en el catálogo oficial supone estar en la mesa de directores de Arte de todo el mundo. Fue por esto que me llamaron para proponerme este trabajo”. David fue el primer sorprendido con el tema del cuento: “He de admitir que tuve ciertas reticencias a la hora de afrontar ese encargo. Reconozco que, por mi estilo, me adapto a temas, en principio, más ligeros y luminosos, pero me lo tomé como un reto”. Pintor siguió fiel a su estilo pese a lo delicado del asunto y su arte colorista y brillante ayudó a aportar naturalidad y alegría al texto.
¿Y quién es la abuela del libro? “'Mi' abuela representa a todos nuestros seres queridos, los que se han ido para siempre. Ellos viven en nuestros recuerdos y mientras los sigamos recordando permanecerán a nuestro lado. El cariño nunca muere” asegura Anna. David tampoco se inspiró en alguien real: “En cada libro hago mi propio ‘casting de actores’, con la salvedad que yo tengo la posibilidad de inventarme cada personaje según mis necesidades. Tengo al actor que quiero, y como quiero. Supongo que el sueño de cualquier director de cine.”
   “La abuela del cielo” ya se puede encontrar en librerías de toda España en edición apaisada y tapa dura, con un especial cuidado en la impresión de los magníficos dibujos de David Pintor y con una caligrafía que facilita la lectura a los más pequeños.

1 comentario:

carlos rodríguez dijo...

los niños son geniales.
La hija de una prima decidió soltar globos para que le llegaran a su abuela