miércoles, 6 de julio de 2011

Valentía

Antonio Gala ha anunciado en su columna de "El Mundo" que padece un cáncer difícilmente extirpable, lo ha hecho con el mismo coraje con el que afronta esta lucha en la que, según sus palabras, quiere volver "a defraudar a la muerte". A don Antonio he tenido el gusto de entrevistarlo dos veces, separadas entre sí por unos cuantos años. La segunda vez me echó en cara que estaba muy desmejorado, "qué te están haciendo en el trabajo que se te han afilado los rasgos de esa manera, además, esa barba que te has dejado no me gusta nada". A sus indudables méritos como escritor hay que añadir otra virtud: el sentido del humor, con pocos entrevistados me he reído tanto como con él. El entrevistado es ese ser con el que tienes la oportunidad de charlar durante un ratito y preguntarle casi cualquier cosa sin que le parezca mal, por otra parte, ese ratito no suele ser tan largo como para que lleguen a aburrirte así que normalmente se disfruta bastante. En casos como el de Gala uno se queda con ganas de más, de seguir escuchando sus aceradas opiniones sobre cualquier tema. Espero, pues, sufrir de nuevo su ironía. Mucho ánimo, Sr. Gala.

2 comentarios:

Bego dijo...

vaya, no lo sabía... :(

marijose dijo...

Yo tampoco, que coraje!